Reportajes — 12 febrero 2013

LA NIÑEZ, PRINCIPAL VÍCTIMA DE LA MIGRACIÓN FORZADA Y EL DESPLAZAMIENTO

  • 17.573 niños, niñas y adolescentes fueron reportados como víctimas de desplazamiento ante la Unidad para la Atención y Reparación de Víctimas tan solo en el último registro anual.
  • “Detrás de cada historia de un padre o una madre migrante hay niños, niñas y adolescentes que sufren por el desprendimiento de sus vínculos afectivos más importantes y crecen sin el derecho a disfrutar de la vida en familia”. Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes.
  • “En las niñas y los niños que son separados de sus padres y madres se producen sentimientos de abandono que en muchos casos los ha llevado al suicidio”, asegura Fanny Uribe de la Fundación Plan.

Bogotá, D.C. Diciembre de 2012. En Colombia, 17.573 niños, niñas y adolescentes fueron reportados como víctimas de desplazamiento ante la Unidad para la Atención y Reparación de Víctimas tan solo en el último registro anual. De estos, el 39% corresponde a niños entre los cero y cinco años, es decir, 6.880 menores en este rango de edad en situación de desplazamiento.

Con más de cuatro millones de personas, según la Unidad para la Atención y Reparación de Víctimas a Octubre de 2012, Colombia es uno de los países con mayor índice de desplazamiento a nivel mundial. Dentro de este alto registro se reconoce que el 36.88% son menores de edad.

El departamento con más reporte de expulsión de menores de edad es el Valle del Cauca con el 59%; seguido de Tolima con el 8% y Chocó con el 5%. Según la información suministrada por la Unidad para la Atención y Reparación de Víctimas, el 73% de los menores de edad identificaron a los Grupos Guerrilleros como los principales causantes de su desplazamiento, seguido por las Bandas Criminales, BACRIM, con el 16% y las Autodefensas o Paramilitares con 1%.

De acuerdo con Alejandro Guidi, Jefe de Misión Adjunto de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en lo que va de 2012 el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), a través de su proyecto de Unidades Móviles ha atendido a más de 100.000 niños y niñas en situación de desplazamiento.

Este contexto es la evidencia de que esta problemática afecta de manera directa y drástica a la niñez colombiana. No obstante, el drama no termina allí, cuando los menores de edad son obligados a dejar su hogar y a ser separados de su familia inician un proceso de re- adaptación que no siempre resulta exitoso.

Consecuencias de la Migración y el Desplazamiento en la niñez

Una investigación realizada por el Instituto Interamericano del niño, la niña y los adolescentes, da cuenta que “El traslado de toda la familia a un nuevo territorio en búsqueda de mejores perspectivas y la instalación en un entorno social diferente, resulta muchas veces desconocido y hostil para todos sus miembros, pero especialmente para los más vulnerables, como ocurre en el caso de los niños, niñas y adolescentes”.

Para Fanny Uribe de Fundación PLAN las consecuencias de separar a un menor de edad  de su familia y entorno pueden ser fatales. “En las niñas y los niños que son separados de sus padres y madres se producen sentimientos de abandono que en muchos casos los ha llevado al suicidio”, afirma.

Entre tanto, Adriana González Subdirectora General del ICBF, quien también resalta otras de las consecuencias que genera el desplazamiento o la migración en los menores de edad, manifiesta que “Los problemas de salud que se presentan con mayor regularidad son: desnutrición, consecuencias sicológicas y estrés post traumático porque no es lo mismo lo que le sucede a un adulto a como lo vive un niño. Los temas de rehabilitación sicológica son los más duros y largos de trabajar, no es igual a los dos años de edad que a los 10 años. Cada niño requiere un tratamiento particular y específico”.

Sin embargo, además del desplazamiento existe otro fenómeno que es consecuencia, entre otros factores, del conflicto armado y es la Migración forzada. La pobreza y desestabilización familiar, resultado muchas veces de los conflictos nacionales llevan a las familias a vivir estos procesos de traslado, en los que en ocasiones migra toda la familia y en otras son las cabezas de hogar las que se ven obligadas a abandonar a sus seres queridos.

Junto al tema de desplazamiento, la migración se ha convertido en una realidad para los menores de 18 años, la cual se ven obligados a vivir, bien sea porque entran a hacer parte de los grupos de personas que abandonan sus lugares de origen o porque ese proceso migratorio los separa de su familia.

En ambas circunstancias, desplazamiento o migración, el Estado es el encargado de garantizar los derechos de estos niños, niñas y adolescentes, brindarles un óptimo desarrollo y velar porque crezcan con las protecciones necesarias que estipula la Ley 1098. No obstante, expertos afirman que aún hacen falta elementos en este proceso.

Respaldo jurídico para los niños, niñas y adolescentes

Cuando un niño, niña o adolescente se enfrenta a un proceso de migración se ve obligado a afrontar cambios no solo externos como los del entorno en el que se va a desarrollar sino también internos, muchas veces su salud mental y física se ve afectada por estos cambios drásticos.

Según Fanny Uribe de la Fundación PLAN, el tema psicosocial aún es muy débil y no se evidencian coberturas significativas en este tipo de atención por parte del gobierno.

Luego de que la Corte Constitucional expidiera el Auto 251, el cumplimiento por parte del gobierno ha sido parcial, se observa un mejoramiento en la garantía de los derechos a la educación y a la salud, pero falta avanzar en calidad y pertinencia

Por su parte, Adriana González, Subdirectora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, asegura que todas las personas que se vean obligadas a enfrentar una situación de desplazamiento están amparadas por los programas que el Estado ha creado para estos casos.

Con relación a los menores de edad que son separados de sus familias, ellos y ellas cuentan con una protección adicional y es la garantía de cumplimiento de los derechos que los cobijan en su desarrollo. “Hay un derecho que ampara a los niños y a las niñas y es a tener una familia y a no ser separado de ella, a tener una protección integral y a un interés superior sobre los derechos de los demás”, afirma González.

Retos para garantizar los derechos de la niñez

Para Alejandro Guidi, el principal desafío para prevenir tanto el desplazamiento como la migración forzada está en lograr una estabilidad integral en las comunidades. “La institucionalidad se debe ver fortalecida en todas las zonas y además de ello la sociedad se debe mejorar desde la familia, todo esto a través de preparación por parte de entidades del Estado para evitar llegar a procesos migratorios”, asegura.

Guidi afirmó también que “cuando un niño atraviesa un proceso migratorio una o más veces lo lleva al desarraigo”. Entre tanto, Fanny Uribe de Plan apoya esta postura y asegura que “las familias que se ven obligadas a migrar para salvar sus vidas constituyen el universo de personas que se encuentran en crisis humanitarias, lo que las coloca en situación de indefensión requiriendo por parte del Estado un conjunto de medidas de protección y atención humanitaria”.

Es por ello, la importancia hacer un llamado para que se fortalezca la aplicación de los programas y de las políticas que fueron creadas no solo para atender a las víctimas de procesos migratorios forzados, sino para prevenir que las personas, en especial los menores de edad, tengan que enfrentar este tipo de situaciones que alteran su vida tanto a nivel físico, sicológico y emocional.

Fuentes de información:

 

Fanny Uribe Idárraga

Asesora Técnica Nacional en el área de Programas 

Fundación Plan

E-mail: furibe@plan.org.co

Tel: (57) 1 – 3454099 Ext. 714

Adriana González

Subdirectora General

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF)

Comunicarse con Alexandra Farfán en Prensa

Móvil: 3103018159

 

Alejandro Guidi

Jefe de Misión Adjunto de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)

Tel: (57) 1 – 639 7777

Información para periodistas:

Vanessa Acevedo Becerra

Periodista

Agencia PANDI

Tel: (57+1) 6143489 – Móvil: (57) 3204454016

E-mail: periodista@agenciapandi.org

Share

About Author

admin

(0) Readers Comments

Comments are closed.