Reportajes — 08 abril 2015

Este es un informe realizado gracias a los aportes de Free Press Unlimited, War Child, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional USAID, la Organización Internacional para las Migraciones OIM, Aldeas Infantiles SOS y la Agencia de Comunicaciones PANDI y no necesariamente refleja las opiniones de estas organizaciones.

El contenido de este documento es de libre uso editorial.

9 de abril: Día de la Memoria y Solidaridad con las víctimas

La PAZ, más que un acto político es una oportunidad para repensarnos como país

  • “La PAZ, es poder jugar tranquilamente y salir a la escuela sin temor de nada”. Kelly Cardona, Reportera Ciudadana, 16 años. Quibdó, Chocó. [1]
  • En 2014, 382 niños y niñas padecieron algún acto terrorista (atentados, combates u hostigamientos)[2].
  •  La PAZ es mucho más que el acabar con la guerra, la PAZ la alcanzaremos cuando a todos los ciudadanos se nos garanticen derechos como la educación, la salud, la vivienda, el trabajo y la libertad, es decir, cuando haya igualdad social dejando atrás todo tipo de discriminación”. Reporteros Ciudadanos. Toribío, Cauca.
  •  No solo el conflicto armado le roba la PAZ y la infancia a los niños, a las niñas y a los adolescentes. Ellos y ellas, además de ser víctimas de todos los delitos atroces de la guerra, también son víctimas en la familia, en la calle y en la escuela. La vulneración de derechos por parte de los entornos protectores (familia, sociedad y Estado), allana el terreno y los convierte en víctimas de reclutamiento, desplazamiento, minas antipersona, y vulnerables frente al riesgo de vinculación a bandas emergentes, pandillas, consumo de drogas, ausentismo escolar, entre otros.

La niñez en Colombia en el 2014…

….. en la guerra

  •  2 niños o niñas fallecieron a causa de minas antipersona y 43 más resultaron heridos[3].
  •   119 niños y niñas fueron víctimas de reclutamiento ilícito[4].
  •  
  • 55.937 niños y niñas sufrieron el fenómeno social del desplazamiento[5].
  •  
  •   382 niños y niñas padecieron algún acto terrorista (atentados, combates u hostigamientos)[6].
  •  
  •   37 niños y niñas sufrieron la desaparición forzada[7].

 

…..en el hogar y en la sociedad

  •   Más de 10 mil niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de maltrato intrafamiliar, siendo el padre y la madre los principales agresores[8].
  •  
  • De los 940 homicidios contra  la población infantil, 27 fueron atribuidos a miembros de la familia[9].
  •  
  • 19.954 niños y niñas fueron víctimas de violencia interpersonal. El escenario donde más se presentaron estos hechos, después de la calle y la vía pública, fue la escuela, con el 13.2%?[10].
  •  

Bogotá D.C. Abril de 2015.   Cada día en Colombia los niños, niñas y los adolescentes son víctimas de múltiples hechos de violencia en su contra: homicidio, abuso sexual, maltrato físico y emocional, y otros tantos hechos victimizantes incrementan las lamentables estadísticas. Todos estos delitos ocurren en sus entornos protectores: la familia, la escuela y la comunidad,  pero también se iteran con más fuerza dentro de los grupos armados al margen de la ley, cuya primera vulneración inicia con el reclutamiento forzado, que de tajo hace desaparecer todos sus derechos fundamentales: a la educación, a la salud, a la vida…

La PAZ, más allá un acto político, aunque indispensable para la protección de los niños y las niñas, debe ser un imperativo social y familiar para asegurar la garantía integral de sus derechos.

La niñez, víctima del conflicto y la violencia en Colombia

El conflicto armado que vive el país desde hace más de 50 años ha afectado, sin lugar a dudas, a la población más vulnerable, la infancia y la adolescencia.  De acuerdo con la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, desde antes de 1985 y hasta 2015, tienen el registro de 2.235.227 niños y niñas afectados por el conflicto armado en Colombia, en cualquiera de sus formas[11].

 

“Si el Estado y la sociedad fueran más responsables tendríamos PAZ, porque la PAZ no es solo un contrato que hay que firmar en La Habana, sino que todos debemos colaborar para que sea posible”. Juliana Perea, Reportera Ciudadana, 14 años. Quibdó, Chocó.

En 2014, 119 niños, niñas y adolescentes fueron víctimas del reclutamiento forzado, y cada mes, 10 niños y niñas están expuestos al riesgo de vivir esta agresión, declara la  Defensoría del Pueblo[12]. Mientras tanto, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF, ha atendido desde 1991 a más de 5.000 niños y niñas que ha recuperado de las filas de los grupos armados ilegales.

Víctimas de Reclutamiento: un camino allanado desde la violencia intrafamiliar, sexual y la falta de garantía para el ejercicio de sus derechos

 

Derechos de protección. Código de la Infancia y la Adolescencia.  “El reclutamiento y la utilización por parte de los grupos armados organizados al margen de la ley”. Art. 20, Inciso 7. 

“…Tienen derecho a ser protegidos contra todas las acciones o conductas que causen muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico…A la protección contra el maltrato y los abusos de toda índole…”Art. 18 .

 

El maltrato físico, verbal, por negligencia, el abuso sexual, son factores que los niños y las niñas que han vivido el reclutamiento, advierten como factores desencadenantes de ese delito.

El 36% de los niños y las niñas reclutados ilegalmente[13], y que han sido recuperados por el Estado, dicen haber vivido situaciones de violencia dentro de sus hogares y comunidades, y refieren estos hechos, como los detonantes del reclutamiento forzado.

Gloria Camilo, gerente de Programas de War Child, explica que: “Una de las causas tiene que ver con la falta de garantía de los derechos de la niñez. Entre el 50% y el 60% de los niños y las niñas vinculados a actores armados pertenecen a  áreas rurales, afro o indígenas, que tienen una alta vulneración de sus derechos. Muchas veces no tienen acceso a la escuela, y sus  familias tienen condiciones económicas de extrema pobreza, o son víctimas de violencia intrafamiliar”.

Por su parte, Ángela Rosales, directora de Aldeas Infantiles SOS señala que “Entre los retos que tienen las familias está el de convertirse en un eje esencial de protección para lograr una PAZ sostenible, porque los principales escenarios en los que los niños y las niñas sufren vulneraciones es en sus familias, y estas causas de vulneración generan una repetición o hacen que se vean involucrados con situaciones de conflicto, sin desconocer que también hay otros factores de contexto social, de inequidad, socioeconómicos y de pobreza”,

La corresponsabilidad entre sociedad, familia y Estado, y reafirmado las opiniones de las expertas Gloria Camilo y Ángela Rosales, Águila[14], una joven que fue víctima de reclutamiento a los 12 años, narra cómo esas condiciones se reflejaron en su vida, pues el acceso a la educación era muy restringido, unos días no iba a clase porque tenía hambre y cuando asistía, tampoco encontraba un entorno protector: “En mi casa a veces se comía y a veces no. Éramos 11 hermanos… La escuela quedaba como a hora y media, y todos éramos pobres, unos más que yo, recuerdo que me tocaba estudiar con los cuadernos que dejaba mi hermana que iba un año adelante. Pero lo que más recuerdo de la escuela es que mi profesor me dio una golpiza”…

En su casa, también era víctima de violencia: Mi tío abusaba de mí desde los 9 y mi mamá decía que era mi culpa. Yo no podía protegerme y pensaba que si le contaba a mi papá mi tío lo iba a matar”.

Los 16.238 casos de abuso sexual contra niños y niñas en 2014, reportados por el Instituto Nacional de Medicina Legal, evidencian el estado de vulnerabilidad en que se encuentra esta población. En el 42% de los casos los niños y las niñas fueron agredidos por un familiar y en su propia vivienda, visibilizando que la familia no está garantizando la protección ni el cuidado que los niños y las niñas requieren. Los departamentos donde con mayor frecuencia se presentaron estos hechos fueron: Bogotá D.C. (3.394), Antioquia (1.567), Valle del Cauca (1.496), Cundinamarca (1.018) y Santander (879)[15].

Por su parte, la violencia intrafamiliar dejó entre sus víctimas a más de 10.000 niños, niñas y adolescentes durante este mismo año, y el padre y/o la madre figuran como los principales agresores, según el  mismo Instituto.

“En Colombia se deben fortalecer las instituciones y las organizaciones,  diseñar herramientas de intervención centradas en las necesidades de los niños y las niñas y no basados en los criterios de los adultos. Lo anterior no solo para la niñez  víctima del conflicto sino para todos los niños y niñas de Colombia”, recomendó Clemencia Ramírez Herrera, Oficial de investigaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

 

“El verdadero proceso de PAZ debe iniciar desde cada uno de nosotros, aportando nuestro granito de arena, respetando y aceptando la opinión de los demás que muchas veces es diferente”. Reporteros Ciudadanos. Quibdó, Chocó.

 

Vidas pérdidas de niños y niñas, que nos separan de la PAZ

 

Cuadro: Homicidios en Niños, Niñas y Adolescentes, según presunto agresor y sexo de la víctima. Colombia. Año 2014*

Cuadro info PAZ

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF), en el 2014, reportó 940 homicidios contra población infantil, de los cuales, 18 fueron atribuidos a integrantes de grupos armados al margen de la ley y delincuencia organizada.

Y los demás ¿922?. El INMLCF agrupa estos casos por presunto agresor y muestra que ellos y ellas perdieron la vida en entornos protectores así: la familia (27), la sociedad – amigos, escuela, conocidos  (52), Estado -Integrantes de las fuerzas armadas, de policía, policía judicial y servicios de inteligencia – (39), entre otros que describe este Instituto.

 

La PAZ no es solo silenciar las armas, es un compromiso colectivo

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar  (ICBF) desde 1999 y hasta el 2014, reportó que más de 5.694 menores de edad  fueron recuperados del conflicto armado. Con una firma del acuerdo de PAZ, ningún niño o niña volvería a ser víctima de este delito por parte de las FARC, y este grupo debería entregar a los miles de niños y niñas que están cautivos en sus filas.  ¿Cómo asumir el compromiso de la no repetición y de la garantía de los derechos de los niños y las niñas que han sido víctimas del conflicto armado, en cualquiera de sus manifestaciones?

El reto más grande es romper la estigmatización que puede haber frente a los niños y las niñas que han sido víctimas de las distintas formas que utilizan los actores armados para vincularlos”, explica Gloria Camilo, quien recuerda que el Derecho Internacional Humanitario reconoce que los niños y niñas vinculados al conflicto son víctimas y no victimarios.

Camilo agrega que es apremiante garantizar la protección y la seguridad de estos niños y niñas: “Porque es muy probable que cuando regresen a sus comunidades sean revictimizados, ya no por los actores armados, sino por quienes participan en las diferentes dinámicas de violencia, como las bandas criminales, que en muchas oportunidades buscan  reclutarlos”.

La gerente de Programas de War Child, también hace mención a que los procesos de restablecimiento de los derechos de los niños y las niñas deben ser integrales, es decir, brindarles protección, oportunidades para diseñar sus proyectos de vida y ofrecerles entornos donde se les permita la construcción de la convivencia pacífica, para que puedan reintegrarse a sus comunidades.

“Los empresarios podrían darnos libros, becas, computadores y prepáranos para el mundo laboral. ¿Las familias? amor, que les hablen a sus hijos para que nadie nos rechace. Y las universidades deben incluirnos con cariño, no por plata, a mí no me queda ni para el bus, pero mi sueño es terminar mi carrera y ayudar a las víctimas… las universidades deben hacer un compromiso por la PAZ, así como nosotros lo hicimos y deben darnos una oportunidad”, concluye “Águila” que hoy está estudiando Trabajo Social.

Un país que camina hacia la PAZ, debe garantizar el fortalecimiento de su sociedad y de todas las instituciones del Estado,  exhortando para que se adquieran compromisos que permitan la protección de la niñez y la adolescencia, y así evitar que los niños y las niñas de Colombia sigan siendo víctimas.

Para finalizar, la directora de Aldeas Infantiles SOS, recuerda que el compromiso para la reintegración familiar de los desvinculados del conflicto y para los niños y las niñas recuperados, no es solo de sus familias, sino de todos los ciudadanos “En el marco de nuestra familia, tendremos que aprender a vivir en una cultura de PAZ, donde el perdón es viable, la violencia no es la primera solución frente a las cosas y en donde tendremos que ser más tolerantes, comprender y negociar con el otro, pero no buscar medios de hecho”, concluyó Rosales.

“Somos conscientes de que hablar de PAZ es algo tan grande que requiere de muchos esfuerzos, no solo de los que puedan dar unas personas, algunos políticos u organizaciones, sino de los que podamos brindar todos como sociedad y como parte fundamental de este país”. Reporteros Ciudadanos, Cauca y Chocó.

 

Fuentes de información:

Ángela Rosales

Directora de Aldeas Infantiles SOS

 

 Gloria Camilo

Gerente de Programas de War Child

  

Clemencia Ramírez Herrera

Oficial de investigaciones de la Organización Internacional para las Migraciones, OIM.

 

Más información:

 

Cristina Ferrer

Periodista

Agencia PANDI

Móvil: 3183437044

E-mail: analisisdemedios@agenciapandi.org

[1] Los ‘Reporteros Ciudadanos’ son un grupo de más de 70 niños, niñas y adolescentes, de cinco regiones de Colombia, que participan en el programa “Las Noticias en la Voz de la Niñez. Expertos de sus Propias Realidades”, desarrollado por PANDI y apoyado por Free Press Unlimited, War Child, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Aldeas Infantiles SOS.

[2]Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, Disponible en: http://bit.ly/18ZF58y

[3] Dirección Contra Minas – Disponible en: http://bit.ly/1ATCDNi

[4] Defensoría del Pueblo, Disponible en: http://bit.ly/1CrBbS6

[5] IBID 2

[6] IBID 2

[7] IBID 2

[8] Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

[9] IBID 8

[10] IBID8

[11] IBID 2

[12] Defensoría del Pueblo – Disponible en: http://www.defensoria.gov.co/es/nube/noticias/2993/Cada-mes-10-ni%C3%B1os-ni%C3%B1as-y-adolescentes-son-reclutados-por-los-grupos-armados-ilegales-reclutamiento-forzado-ni%C3%B1os-conflicto-armado-Conflicto-armado-.htm

[13] Universidad Nacional de Colombia, Fondo de Naciones Unidas para la Infancia – Unicef. Estudio de caracterización de los niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos armados al margen de la ley y bandas criminales entre 2007 y 2013 en Colombia.

[14] Para esta entrevista me quiero llamar Águila…“El Águila, cuando está grande, se va a una montaña muy lejana y allí cambia todas sus plumas, se quita las garras, pico y vuelve a nacer. Y así me siento yo. Solo necesitaba una oportunidad para tener una nueva vida en la sociedad”.

[15] IBID 9

Share

About Author

admin

(0) Readers Comments

Comments are closed.