Reportajes — 24 octubre 2013

Este es un informe realizado gracias a los aportes de Free Press Unlimited, War Child Holland y la Agencia de Comunicaciones PANDI. Es de libre uso editorial.

 

 

NIÑOS Y NIÑAS EN RIESGO DE DESAPARECER

Radiografía de la niñez indígena en Colombia

 

 

  • Los niños, las niñas y los adolescentes asistentes al taller “Soy el periodista de mis propias realidades” entrevistaron especialistas y ciudadanos sobre el tema:

http://youtu.be/qbDy8WKnO3I

 

  •     De cada mil niños y niñas indígenas entre 0 y 5 años, 250 mueren al año y el 60% nace y se cría por debajo del peso normal. Comparado con los otros niñas y niñas del país, la tasa de mortalidad infantil es del 19 niños de cada 1.000 nacidos.

 

  •      Aproximadamente más del 50% de los pueblos indígenas están en riesgo de desaparecer.

 

  •        El 70% de la niñez indígena, sufre de desnutrición crónica. El porcentaje enfocado a los otros niños y niñas del país es del 12%, lo que marca una gran diferencia entre unos y otros.

 

  •         Cifras de la Unidad de Víctimas, registran, este año 121.809 indígenas en situación de desplazamiento.

 

Bogotá, Octubre de 2013. De acuerdo con información del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, en Colombia, alrededor de 5.709.238 personas se han reconocido como pertenecientes a un grupo étnico (Palenquero, Afrocolombiano, Raizal del Archipielago de San Andres y Providencia, Gitano e indígena). Las cifras de esta entidad indican que 1.392.623 son indígenas y que corresponden al 3,4% del total de la población colombiana.

En la población indígena se ha identificado que el 40% de ellos son niños, niñas y adolescentes, y que el grupo de edad que presenta una mayor concentración de población, es el que se ubica en el rango de entre 0 a 4 años, seguido por el grupo de 5 a 9 años. Actualmente, se reconocen 102 pueblos indígenas de los cuales, más del 50%, está en riesgo de desaparecer.[1]


 

La Corte Constitucional ha considerado que 34 de los 102 pueblos indígenas podrían llegar  a desparecer, mientras que la Organización Indígena de Colombia (ONIC) identificó otros 32, lo que da un total de 66 pueblos indígenas en alto riesgo, los cuales cuentan con menos de 500 personas.

 

LA COLOMBIA QUE NO CONOCEMOS

LA COLOMBIA DE LOS RESULTADOS

Niñez indígena

Niñez colombiana

Mortalidad

25%

1,9%

Desnutrición

70%

12%

Analfabetismo

44%

8,4%

Desplazamiento

47%

11%

Pobreza

63%

32,70%

 

Los niños y las niñas  pertenecientes a los grupos étnicos, han sido afectados por un conjunto de problemáticas derivadas del conflicto armado y de las violencias generadas en el contexto social, cultural y familiar en el que viven. La exclusión social, el racismo, la violencia intrafamiliar, la desnutrición, el abuso sexual, la alta tasa de mortalidad, el involucramiento en el conflicto armado, la carencia de atención del Estado, la discriminación y el desplazamiento forzado, son tan solo algunas de ellas.

 

POBLACIÓN INDÍGENA DE COLOMBIA POR GRUPOS DE EDAD EN 2005

GRUPO DE EDAD

TOTAL

%

HOMBRES

MUJERES

0 a 5

203,406

14,61

103,566

99,894

5 a 12

252,283

18,12

159,552

122,731

12 a 18

138,194

13,15

93,512

89,682

TOTAL

593,883

45,88

356,63

312,307

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De acuerdo con Hernán Quintero, gerente de Prevención y Asuntos Étnicos, del Programa Migración y Niñez de la Organización Internacional para la Migraciones, (OIM), aseguró que, “La situación humanitaria en los grupos étnicos es crítica, especialmente la de los indígena. Los niños y las mujeres han sido los más vulnerados durante mucho tiempo”.

 

LA COLOMBIA INDÍGENA… OBJETIVOS DEL MILENIO NO SE CUMPLIERON

 

La mortalidad infantil, una de las más altas

En la población indígena colombiana  se presenta una de las más altas tasas de mortalidad infantil en el mundo. En promedio, 250 de cada mil niños en las comunidades, fallecen antes de los 6 años de edad, debido principalmente a la desnutrición y a la falta de asistencia en salud. Comparado con los otros niños, niñas y adolescentes la cifra es de 19 por cada 1.000 nacidos vivos.[1]


 

[1] PNUD. Pueblos Indígenas, Diálogo entre culturas.

Un 70% de los niños indígenas sufren de desnutrición crónica; el 63% del total de su población está sumergida en una pobreza estructural y el 47,6% está por debajo de la línea de miseria.[1]


 

[1] PNUD. Pueblos Indígenas, Diálogo entre culturas. Pág. 60

La desnutrición, hace a los niños y niñas mucho más vulnerables a cualquier tipo de enfermedad. Los miembros de estas comunidades tienen poco acceso a los servicios de salud, debido a su lejanía, en algunas ocasiones las tradiciones culturales, los alejan de prevenir y curar enfermedades nuevas para estos pueblos como varicela, neumonía, entre otros. Es decir, que los menores de edad están en una situación particular de vulnerabilidad a las violaciones del derecho a la salud y a la alimentación.

Ximena Norato, directora de la Agencia de Comunicaciones PANDI, afirmó que, “La medicina alopática tampoco hace un esfuerzo para conciliar entre los médicos chamanes y los formados en la universidades, cuando podría darse una simbiosis protectora para la niñez y porque no, muchos podríamos aprender de como curar con los laboratorios de la naturaleza, mismos origen de las grandes farmacéuticas”.

Por otra parte, la tasa de mortalidad por enfermedad diarreica aguda e infección respiratoria aguda, tienen los más altos índices de mortalidad en la primera infancia de estos grupos étnicos, además de esto, también se asocia a la mortalidad de la niñez y adolescencia indígena, la violencia, el conflicto armado y el suicidio.

Adicionalmente, de acuerdo con un estudio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF), en 2010, la desnutrición crónica de niños y niñas indígenas de 0 a 59 meses, en el departamento de Chocó, es del 73%, es decir, que la padecen 73 de cada 100 niños y niñas.

 

Niños y niñas sin refugio

Según el DANE (2005), una de las principales causas de movilidad de la población perteneciente a grupos étnicos, es el desplazamiento forzado. Cifras de la Unidad de Víctimas, registran para este año, a 121.809 indígenas, lo que corresponde a un 47% del total de desplazados en el país.[1]


 

[1] Unidad Para la Atención y Reparación Integral de las Víctimas. http://rni.unidadvictimas.gov.co/?page_id=1629

Obligados a escapar de la violencia que afecta a sus territorios, estas personas luchan a diario  para mantener sus comunidades y costumbres vivas, pero sin opción alguna, tienen que abandonar sus tierras, con las cuales tienen vínculos muy profundos con su territorio ancestral. La gravedad del desplazamiento también se da porque los niños, niñas y adolescentes deberían ser los que reciban y transmitan el legado de su cultura, economía, ritos y lengua.

Cuando un niño es sacado de su familia, de su comunidad, de su etnia, se le vulneran todos sus derechos. También en el grupo hay un impacto importante porque se va uno de sus miembros”, enfatizó Hernán Quintero.

Este se convierte en uno de los principales factores, para que estas comunidades empiecen a desaparecer.

 

Sus derechos… los más vulnerados

 

El dato….

En el marco de los derechos humanos se identifican cinco derechos inspirados en el proyecto de declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos  indígenas: el derecho a la distintividad, a la igualdad, o a lo propio, al mejoramiento y el derecho preferente.

 

Existe una vulneración de todos sus derechos, el niño no puede estudiar, no puede acceder a su salud, no tiene su familia y pierden su identidad”, afirmó Hernán Quintero.

La violación de los derechos de la población infantil de estos grupos étnicos, es cotidiana, se produce de distintas maneras y por diversos actores.

 

POR UNA SOCIEDAD AL DERECHO

¿Cuáles de estos derechos cree se garantizan?

  • ·        Brindar una educación pertinente y de calidad.
  • ·        Evitar cualquier conducta discriminatoria por razones de sexo, etnia, credo, condición socioeconómica o cualquier otra que afecte el ejercicio de sus derechos.
  • ·        Reducir la mortalidad y morbilidad infantil, prevenir y erradicar la desnutrición.
  • ·        Asegurar los servicios de salud y subsidio alimentario definidos en la legislación del sistema de seguridad social.
  • ·        Garantizar la etno-educación  para los niños, las niñas y los adolescentes indígenas y otros grupos étnicos.
  • ·        Protegerlos contra los desplazamientos arbitrarios que los alejen de su hogar.
  • ·        Protegerlos contra la vinculación y el reclutamiento en grupos armados al margen de la ley.
  • ·        Asegurar las condiciones  para el ejercicio de los derechos.
  • ·        Garantizar la asignación de los recursos necesarios para el cumplimiento de las políticas públicas de niñez y adolescencia.

Código de la Infancia y la Adolescencia

 

En cuanto el derecho a la identidad, según la información de registro civil de nacimiento, en la Encuesta de Demografía y Salud en 2010, realizada con la UNICEF en convenio con Opción Legal, el 3.5% de la población indígena de cinco años carece de registro, debido a situaciones de conflicto armado, desplazamiento interno o por encontrase en regiones apartadas y marginales. Los porcentajes más altos de no registro se presentan en la zona rural y en la región Caribe, todos ellos con presencia de población indígena. [1]


 

[1] Departamento Administrativo Para La Prosperidad Social, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Mesa de Seguimiento a la Situación de la Niñez Indígena en Colombia.

 

“Con estas cifras se puede reflejar la invisibilidad de la niñez indígena, pues sin registro civil, no hay existencia, reconocimiento, ni posibilidades de acceso al ejercicio de los derechos humanos, como la salud, la educación y la alimentación,  que niños y niñas pertenecientes a grupos étnicos deben contar por ser ciudadanos colombianos”, expresó Ximena Norato.

Hablando del derecho a la educación, según el censo de 2005, el 4.2% de la población indígena ha alcanzado el nivel de prescolar, el 43.7% alcanza básica primaria, el 11.3% básica secundaria, el 8% alcanza la educación media y el 2.7% alcanza la educación superior.

A pesar de que las cifras en Colombia dicen que el analfabetismo es solo de 8.4%, un  30% de la población indígena no registra ámbito educativo alguno y un 32.1% responde no saber leer ni escribir, según datos censales del DANE 2005.

 “Los niños indígenas, son muy de su ranchería, viven con su mamá y su papá, van al colegio y se regresan inmediatamente a realizar sus actividades”, afirmó Oscar Gómez Martínez, profesor de la Institución Educativa IPC en Riohacha.  

Estos grupos, que en su mayoría han vivido años marcando diferencias por medio del uso de una lengua distinta, de creencias diferentes, y de sistemas de organización social, han sufrido durante décadas de su invisibilización como miembros sujetos de derecho o comunidad de especial protección con derechos y que ven el mundo y la vida, lo cual ha impedido que el país conceptualice correctamente, reconozca jurídicamente, establezca políticas públicas e instancias de participación adecuadas para posibilitar su desarrollo.

“Los niños, las niñas y los adolescentes indígenas han sido casi invisibilizados, primero porque no hay una visión que permita entender cómo y de qué manera los indígenas hacen y fragmentan el ciclo vital, porque los indígenas no tienen una visión fragmentada como nosotros, ellos tienen una visión logística, es decir, integral que reúne todo, el hombre, la naturaleza, la espiritualidad y las posibilidades de relacionamiento con el cosmos”, expresó Quintero.

En referencia con el derecho a la salud, y de acuerdo con el registro de las empresas prestadoras de salud, más de 500.000 indígenas están cubiertos por el régimen subsidiado. En cuanto a la niñez indígena en situación de discapacidad no existe un registro con criterio diferencial.

Uno de sus derechos más vulnerados es el de protección, problemas como el consumo de bebidas alcohólicas, sustancias psicoactivas, explotación laboral infantil, explotación sexual en las niñas, embarazo adolescente y el riesgo permanente de ser afectados por minas antipersona por vivir en zonas de conflicto armado, son muy comunes en la niñez indígena, y como lo afirma el Código de infancia y adolescencia deben ser protegidos por el Estado, la sociedad y su familia.[1]


 

[1] Departamento Administrativo Para La Prosperidad Social, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar .Mesa de Seguimiento a la Situación de la Niñez Indígena en Colombia

Yamile Carriño Pérez, coordinadora de la Institución Educativa IPC de Riohacha, afirmó “Nuestros niños Wayuu hoy en día tienen la contaminación social, nosotros tratamos de preservarles sus costumbres y su cultura pero encontramos niños dentro de los flagelos de mal comportamiento social que hay dentro de la ciudad de Riohacha. No podemos negar que hay niñas víctimas de explotación sexual, y que estamos encontrando niños dentro de la delincuencia y la drogadicción”.

Cada una de las acciones violentas contra los pueblos indígenas afecta en conjunto a toda la  población, pero en particular a los niños, niñas y adolescentes, dejando en ellos secuelas a nivel físico, espiritual y psicológico que se expresan en zozobra, desarraigo, abandono, insatisfacción, dolor, resentimiento, desorientación y finalmente se manifiesta en el contexto social a través de la  exclusión, el desconocimiento y la negación de su condición como seres humanos distintos a los demás.

 

Indígenas en la ciudad

Es cada vez más grande el número de indígenas que se trasladan a las ciudades, ya sea en busca de oportunidades o como víctimas de desplazamiento. Las grandes ciudades de Colombia no están preparadas para recibir a los indígenas, ni a los indígenas para habitar la ciudad, pues sus condiciones de vida en estas, son deplorables. Según cifras del DANE en 2006, hay un total de 15.032 personas indígenas en Bogotá.

En Colombia los grupos más golpeados por el conflicto armado, son los grupos étnicos. Se descomponen sus familias, porque se tienen que desplazar, se van de una zona rural a una zona urbana, a un contexto donde todo es desconocido. Cuando se trasladan a una zona urbana lo primero que hacen es comenzar a perder su lengua, su identidad, el arraigo a su pueblo y a vivir un proceso de culturación, que es cuando uno deja lo suyo y comienza asumir otras culturas, que en este caso es la cultura occidental, y esto hace que se quiebre su proceso de desarrollo vital”, enfatizó el funcionario de la OIM.

La mendicidad se presenta en una gran cantidad de esta población, pues para estas comunidades es complicado, acceder a un trabajo decente bajo sus circunstancias.

El dato…

Según cifras estimadas por el Ministerio de Educación Nacional, el analfabetismo de la población indígena alcanza el 44%.

En estas situaciones de migración a la ciudad, los niños, niñas y adolescentes indígenas se ven privados del acceso a la educación y una de las principales causas es que en muchos de los casos son hablantes de otras lenguas y adicionalmente se ven expuestos a muchos problemáticas sociales, que se enfrentan día a día.

 

Niños indígenas víctimas del reclutamiento forzado

Las estructuras indígenas tradicionales cumplen con la función de asegurar la protección y el cuidado de niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, cuando dichas estructuras comienzan a desintegrarse, a consecuencia de la presión a que se ven sometidas las comunidades indígenas, los niños y las niñas pueden encontrarse en situaciones particularmente riesgosas.

“Una de los impactos que han tenido los niños, es que muchas veces son reclutados por el conflicto armado. Los niños están sufriendo mucho por estos temas, hago alusión a los grupos más vulnerables y más golpeados, que han tenido que vivir las guerras que se han presentado históricamente en el país, los que han sido obligados a salir de sus territorios por amenazas, y por efectos de la invasión de los grupos armados en sus territorios”, añadió Hernán Quintero.

Es una triste realidad, la niñez indígena se ha convertido en blanco de estos grupos, que en muchos de los casos con engaños y ofreciendo cosas que se hacen atractivas para esta población, los llevan hacer parte de sus filas.

Jairo López Mantilla, rector de la Institución Educativa Kuwei, del Resguardo Indígena Wacoyo, afirmó sobre el tema que, “En nuestro contexto, hemos sido tan resistentes a tantos impactos. Ellos los cogen, los emborrachan, los conquistan, y ellos se dejan llevar de esos impulsos”.

 

La lucha por perdurar

La Corte Constitucional ha considerado que 34 de los 102 pueblos indígenas podrían llegar  a desparecer, mientras que la Organización Indígena de Colombia (ONIC) identificó otros 32, lo que da un total de 66 pueblos indígenas en alto riesgo, los cuales cuentan con menos de 500 personas.

“Por efectos de todo lo que ha pasado históricamente, los niños no han sido un factor determinante en el desarrollo de los derechos de los ´pueblos indígenas, solamente hasta el siglo XX muchos de los pueblos indígenas en Colombia le han dado importancia a los niños, porque los niños son los portadores en el inmediato futuro de la cultura de cada uno de sus pueblos”, concluyó Hernán Quintero.

Cabe resaltar que para este informe, PANDI intentó contar con la voz de la Organización Nacional Indígena de Colombia (OINC), para que visualizaran las problemáticas que afectan a estas comunidades, pero no fue posible, debido a la problemática que viven actualmente en el país, en el marco de la Minga Social, Indígena y Popular.

 

Fuentes de consulta:

 

 

 

Fuentes de información:

 

Hernán Quintero

Gerente de Prevención y Asuntos Étnicos, del Programa Migración y Niñez de la Organización internacional para la Migraciones (OIM)

Comunicarse con Karen Mora en prensa:

Tel: (57+1) 6397777

 

Ximena Norato

Directora Agencia de Comunicaciones PANDI

Tel: (57+1) 6143429

 

Oscar Gómez Martínez

Profesor institución Educativa IPC en Riohacha

 

Yamile carriño Pérez

Coordinadora de la Institución Educativa IPC de Riohacha

 

Jairo López Mantilla

Rector Institución Educativa Kuwei, del Resguardo Indígena Wacoyo

 

 

Información adicional:

María Fernanda Sandoval

Periodista

Agencia PANDI

Tel: (57+1) 6143429  -  Móvil: (57) 3017398741

E-mail: analisisdemedios@agenciapandi.org

Share

About Author

admin

(0) Readers Comments

Comments are closed.